La Escudería Nalón Auto Sport, organizadora de esta prueba ya clásica del panorama deportivo asturiano, hacía cambios importantes en su estructura organizativa para el desarrollo de la carrera, en la que finalmente contaban con 80 participantes, con un planteamiento prácticamente igual que en ediciones anteriores.

Jornada de intenso calor que marcó el devenir de la prueba, en un trazado selectivo con el asfalto muy gastado, en la que también influyó, principalmente para la duración de la misma, la actitud de tres personajes que acudieron como espectadores y que en dos ocasiones (manga de entrenamientos y segunda oficial) hubo que interrumpir la carrera hasta que llegaron las fuerzas del orden público para que depusieran su falta de respeto hacia los participantes, organizadores y público.

Sigue leyendo